Las fichas de personajes consisten en registros donde consignamos todos los datos de cada uno de los personajes que conformarán nuestra narración. Para elaborar las fichas de personajes es muy útil utiliar fichas de papel ordenadas en pequeos ficheros o en una hoja de cálculo del ordenador. Lo realmente importante es que sean de fácil acceso para poderlas consultar cuando sea necesario.

Unas fichas serán más exhaustivas que otras, dependiendo de la importancia y el peso de cada personaje en el texto. La ficha de un protagonista deberá ser mucho más completa y contener más detalles que la de un personaje secundario.

Para la elaboración de las fichas de personajes es importante tener un profundo conocimiento de los personajes: no solo en lo que respecta a su aspecto físico, sino también sobre cómo hablan, cómo piensan, cómo se comportan, las relaciones que tienen entre ellos, etcétera. La ficha será más compleja si estamos escribiendo una novela en vez de un relato breve. De hecho, en un relato breve, con pocos personajes, muchas veces será innnecesario hacer las fichas, sobre todo si la escritura debe ser rápida y acabamos el primer borrador del texto en una o dos sesiones.

Las fichas de personajes deben retratar detalladamente a los personajes en todos los sentidos. Esto no significa que toda esta información deba aparecer necesariamente en la narración, pero si la tenemos presente mientras desarrollamos el texto, podremos reflejar mejor la imagen del personaje.

Otra ventaja de las fichas de personajes es que te permite evitar errores en los datos físicos o biográficos de los personajes, sobre todo si se trata de novelas largas o l producción requiere muchos meses o años de trabajo. Es imposible recordar todos los detalles de un personaje, de manera que la ficha es un recurso muy útil para mantener la coherencia de la historia.

Una ficha de personaje debe incluir la información física del personaje: edad, color del pelo y los ojos, altura, complexión física, si tiene alguna enfermedad, etc. También deben constar los datos biográficos: dónde nació, familia (por ejemplo, el número de hermanos, o si tiene hijos), estudios, trabajo, aficiones, etc. Las fichas deben incluir una biografía del personaje, es decir, los acontecimientos que le van sucediendo a lo largo del relato para poder tener clara su trayectoria en todo momento y no repetir situaciones o que parezca que el personaje no tiene historia.

La ficha no es definitiva desde el primer momento, probablemente vayas adaptando el personaje a med